ANIVERSARIOS Y CURIOSIDADES EN LA BIBLIOGRAFÍA GASTRONÓMICA DOMINICANA

Jimmy Hungría [Buena Lectura]

En el presente 2016 celebramos dos aniversarios importantes en la bibliografía gastronómica dominicana: los 40 años de “Anadel” y los 40 años de “Mujer 2000”.

En efecto, en 1976, la Universidad Católica Madre y Maestra publicó “Anadel: la novela de la gastrosofía”, cuyo autor, Julio Vega Batlle, había fallecido dejando inédita su novela. Sus nietos Emil, Mónica y Paula Vega, director y editoras de la desaparecida e inolvidable revista Gastroteca, en la edición inaugural de la misma, escribieron lo siguiente: “Desde muy joven y además en una época cuando los hombres dominicanos no tenían nada que ver con la cocina, a Julio Vega Batlle le encantaba adentrarse en la suya e incluso inventar platillos nuevos para luego deleitar a sus amigos y familiares. Muchos de estos privilegiados amigos aun recuerdan vívidamente increíbles y suculentos manjares… Se afanaba por “gourmetizar” la comida criolla, dándole giros a simples platos para convertirlos en delicias… El encontrar hace pocos años su recetario -una vieja y demacrada caja de acero inoxidable con la mayoría de las recetas en su propio puño y letra- fue como abrir la elusiva caja de Pandora. En ella encontramos muchas recetas con nombres de los familiares y amigos a quien él dedicó sus creaciones…” (Gastroteca, número 1, primavera de 2003, páginas 64 y 65). Publicar dicho recetario es una tarea pendiente en la bibliografía gastronómica dominicana, como lo era una reedición de “Anadel: la novela de la gastrosofía”, la cual publicó el Ministerio de Cultura en 2012, que también editó ese mismo año “Sobremesa de Anadel. Comentarios a la novela de Julio Vega Batlle”, una recopilación de reseñas, artículos, editoriales y cartas que, comentando dicha novela, escribieron a raíz de su primera edición, Freddy Gatón Arce, María Ugarte, Salvador Jorge Blanco, Marianne de Tolentino, y otros catorce autores.

Recientemente, la Fundación Sabores Dominicanos ha convocado a los “Premios Nacionales de Periodismo y Literatura Gastronómica”, que llevan los nombres de Simón Romero y Julio Vega Batlle, respectivamente.

También en 1976 apareció el mayor fenómeno de la bibliografía gastronómica dominicana en la persona de Silvia Henríquez de Pou, cuando publicó la primera edición de “Mujer 2000”, llamado a convertirse en el más exitoso libro dominicano, del cual se publicarían luego tres tomos más.

El primer tomo consta de una introducción y siete capítulos: 1. Generalidades; 2. Las salsas. Entradas y entremeses fríos y calientes. Caldos y sopas. Las pastas; 3. Arroces. Habichuelas. Huevos. Pescados. Mariscos; 4. Carnes. Conejo. Aves; 5. Las hortalizas. Las ensaladas. Los panes. Las frituras; 6. Dulces. Helados; 7. Ponches y bebidas.

El tomo II aparece en 1980 y contiene 892 recetas nuevas. El tomo II comenzó a publicarse luego que del primer tomo se vendieran 20,000 ejemplares en sus primeras cuatro ediciones. Consta de una presentación, una introducción y seis artículos a manera de preámbulo titulados “La clasificación de los alimentos”, “Funciones de las vitaminas”, “Orientaciones sobre menú”, “Condimentos criollos usados en nuestras diferentes comidas”, “La cocina de la mujer moderna” y “El arte de recibir amigos”. Luego siguen las 892 recetas divididas en diez capítulos: 1. Bebidas; 2. Entradas, ensaladas y panes; 3. Sopas, huevos, plátanos, frituras y granos; 4. Arroces; 5. Salsas y pastas; 6. Vegetales; 7. Aves; 8. Pescados y mariscos; 9. Carnes; y 10. Postres.

El tomo III aparece en 2002 y el tomo IV en 2015, este último titulado “Mujer 2000: Dos Generaciones”, con la co-autoría de Patricia Alexandra Castillo Pou, nieta de doña Silvia. Todas las ediciones de los cuatro tomos han sido de 5,000 ejemplares. Hasta el momento, el tomo I va por 36 ediciones y 180,00 ejemplares, el tomo II por 22 ediciones y 110,000 ejemplares, el tomo III por 6 ediciones y 30,000 ejemplares, y el tomo IV por una edición de 5,000 ejemplares, para un total global de 325,000 ejemplares entre todas las ediciones de los cuatro tomos. 

A fin de cubrir los costos de la edición y hacer más rentable el libro, en los cuatro tomos se insertan anuncios publicitarios principalmente de productos utilizados en la elaboración de las recetas. Se expenden en cientos de puntos de venta (librerías, farmacias, supermercados, tiendas por departamentos, estaciones gasolineras, paradores, gift shops y otros establecimientos) en todas las provincias del país y en algunas ciudades del exterior con una numerosa presencia dominicana como Nueva York y Miami (Estados Unidos) y San Juan (Puerto Rico). Muchos compatriotas residentes en Europa y otros continentes poseen ejemplares de por lo menos uno de los tomos, incluyendo muchas de las dominicanas que trabajan como domésticas o cocineras en España.

Curiosamente, al finalizar el año de las primeras ediciones de “Anadel” y “Mujer 2000”, aparece el primer libro de cocina dominicana publicado en Estados Unidos. Su autora es Gladys Chabebe de Cruzado, quien reunió las recetas del curso de cocina dominicana que durante 9 meses impartió a las esposas de militares de 14 países que asistían a cursos en el Colegio Interamericano de Defensa, en Washington D.C. (al igual que su esposo, el coronel dominicano, luego general, Ramón Cruzado Piña).

En el curso de doña Gladys participaron 22 damas, entre ellas esposas de funcionarios de la OEA y del Pentágono, según información publicada por el Listín Diario el 23 de febrero de 1977 en la página 8-A, en la cual doña Gladys declara que ella enseñó a las damas “a preparar arepa, pastelitos, pudines, mangú, carne mechada, habichuelas, moro, sancocho, etc.”

El libro fue editado por el Colegio Interamericano de Defensa, de acuerdo a la información publicada por el Listín Diario, cuyo párrafo final dice así: “El curso cerró con un almuerzo donde se presentaron todas las comidas hechas durante los 9 meses de su duración”.

Y a propósito de recetas dominicanas en libros publicados en Estados Unidos, hay uno reciente, de 2013, titulado “New Orleans con Sabor Latino”, de Zella Palmer Cuadra, acerca de las influencias que la gastronomía de New Orleans ha recibido de Latinoamérica. En el libro aparecen tres dominicanos residentes en dicha ciudad (Margarita Sánchez García, Margarita Bergen y Rafael Delgadillo) aportando las siguientes recetas: moro de guandules con carne de tasso; sancocho a lo dominicano; mangú con beicon y salsa de tomate a la criolla; tostones rellenos con queso de chivo y beicon de praliné; y chicharrones con yuca frita.

Ya en artículos anteriores me he referido a otros tres libros publicados en Estados Unidos en que aparecen recetas de dominicanos famosos:

“The Metropolitan Opera Cookbook” (Stewart, Tabori & Chang, New York, 1988), editado por Jules Bond y prologado por el tenor Plácido Domingo, es un libro que reúne las recetas favoritas de numerosas figuras de la historia de The Metropolitan Opera House, desde cantantes y músicos hasta miembros del personal técnico y administrativo (Enrico Caruso, María Callas, Luciano Pavarotti, Marilyn Horne, Joan Sutherland, Kiri Te Kanawa y un largo etcétera). En la página 48, aparece un dominicano, el diseñador Oscar de la Renta (quien era miembro del consejo directivo de The Metropolitan Opera Guild y de The Metropolitan Opera Association). Su receta se llama “Sour Cream and Chive Soufflé”.

Un libro de Bob Young y Al Stankus titulado “Jazz Cooks” (Stewart, Tabori & Chang, New York, 1992), recopila las recetas favoritas de casi un centenar de músicos de jazz (Dizzy Gillespie, Sonny Rollins, Dave Brubeck, McCoy Tyner, Wynton Marsalis y noventa más), entre ellos algunos estelares del jazz latino, tales como Mario Bauzá, Tito Puente, Paquito D’Rivera, Danilo Pérez y nuestro compatriota Michel Camilo, quien presenta el “Dominican-Style Roast Pork”, es decir, nuestro tradicional puerco asado acompañado de arroz blanco y habichuelas rojas, yuca con mojo, plátanos maduros y botellas de cerveza fría, “preferably Presidente, the rich, hoppy brew from the Dominican Republic” (página 147).

Un libro de Julia Loria titulado “Diamond Dishes: From the Kitchens of Baseball’s Biggest Stars” (Lyons Press, 2011), recopila las recetas favoritas de varios peloteros de las Grandes Ligas, entre ellos Alex Rodríguez, Albert Pujols y Hanley Ramírez.

Debemos aplaudir estos aportes a la proyección internacional de la gastronomía dominicana que contribuyen a su posicionamiento como marca país.


A %d blogueros les gusta esto: