CUATRO NOVEDADES EDITORIALES

Ventana, Listín Diario, 19 junio 2016

Para los que siguen las huellas de la historia, o para aquellos que gustan de las buenas lecturas, están disponibles cuatro novedades editoriales que llevan el sello de la Academia Dominicana de la Historia: “Entre Estado y Nación” de Francisco Febres-Cordero Carrillo; “La intervención ilegal en Santo Domingo”, de Isidro J. Odena; “Santo Domingo vista por cuatro viajeros 1850-1889”, de Robert Hermann Schomburgk, Frederick Douglass, Rodolphe E. Garczynski y Wolhem Sievers y “La seducción del dictador”, de Lauren Derby.

Cada uno de estos libros presentan eventos ocurridos en el país, al igual que la perspectiva de personas que vivieron de cerca o estudiaron estos acontecimientos.

Entre Estado y Nación 

Francisco Febres-Cordero narra en 167 páginas, la Anexión y la Guerra de Restauración, 1861-1865, al igual que una visión del Caribe hispano en el siglo XIX. Santiago Castro Ventura, en sus palabras de presentación, explica que: “La lectura de está obra edificante constituye un muy significativo acicate para insistir en la necesidad de redimensionar la historia dominicana y de las Antillas, resaltando efemérides que constituyen aspectos importantes en las páginas de la lucha de América por su independencia plena.”

Castro Ventura detalla que, el preludio es un análisis de la composición de la población de las Antillas españolas, la importancia de los negros esclavos en el desarrollo de las relaciones de producción, principalmente en Cuba, con un primordial proceso productivo de caña de azúcar, que hacía muy encantador mantener su control.

El historiador dominicano cuenta que esta obra discurre sobre un tema vital, la invasión por la jefatura colonial a Montecristi para tratar de cortar el principal bastión insurrecto, describiendo como quedaron empantanadas esas tropas, contribuyendo a la frustración del mando colonial; actitud que de modo concomitante con el cambio político originado dentro del movimiento rebelde, debido al ascenso a la jefatura de Gaspar Polanco, finalmente convenció a los españoles que habían perdido la guerra.

La labor investigativa de Febres-Cordero incorpora a la historia aspectos totalmente inéditos, que vienen a reforzar su indudable valor documental, junto a una importante interpretación de aquellos heroicos acontecimientos. Incorpora al linaje patriótico de la Guerra Restauradora un concepto que le pertenece con todo derecho, pero que nunca se le ha reconocido.

La intervención ilegal

El trabajo de Isidro J. Odena, autor de ‘La intervención ilegal a Santo Domingo’, junto a los de Theodore Draper y Tad Szulc, es posible que constituya una de las críticas más certeras respecto a esta intromisión del 1965 en República Dominicana.

“Presumimos que las razones por las cuales Odena publicó este libro, fue para criticar el papel del Gobierno argentino presidido por Arturo Umberto Illia; aunque a diferencia del gobierno del general Humberto Castelo Branco de Brasil, que no aportó tropas a la Fuerza Interamericana de Paz, sí apoyó la intervención durante las discusiones en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA) y hasta envió a Santo Domingo, a principios de mayo de 1965, a su embajador en esa institución, Ricardo Colombo, en un fallido esfuerzo para restablecer la paz”, asegura Bernado Vega en sus palabras de presentación.

La crítica de Odena a la intervención es mordaz. En su prólogo el ex presidente Frondizi plantea: “Si la transgresión de facto fue un duro golpe para la OEA, su consagración con visos de legalidad podría significar la disolución del organismo regional.” Para Odena: “El error de la intervención norteamericana en los sucesos de Santo Domingo le ha significado a los Estados Unidos la mayor pérdida de prestigio exterior desde el fin de la guerra mundial”.

Visión de cuatro viajeros

Una de las fuentes importantes para conocer lo que fue la República Dominicana en el siglo XIX, sobre todo en la segunda mitad de esa centuria, lo constituyen los escritos de los llamados viajeros.

Varios antecedentes existen en la historiografía moderna dominicana sobre las crónicas de esos testigos excepcionales de la realidad dominicana. Por esta razón, la Academia Dominicana de la Historia, recogió la visión de cuatro caminantes a través del libro titulado: Santo Domingo vista por cuatro viajeros 1850-1889.

La obra consta de los siguientes documentos que, hasta donde se tengan noticias, se publican por primera vez en español: -”Carta desde Santo Domingo” dirigida por Humbolt y “La montaña magnética en Santo Domingo” por Robert Hermann Schomburgk; “Santo Domingo”, por Frederick Douglass (1872), traducido del inglés por Rosario Flores y Bernado Vega; “La vida en la realidad de Santo Domingo”, por Rodolphe E. Garczynski (1879) y “Los viajes de Richard Ludwing a Santo Domingo”, por Wilhelm Sievers (1888-1889).

SEDUCCIÓN DEL DICTADOR

La dictadura de Trujillo fue una de las más férreas de Latinoamérica del siglo XX. Innumerables libros y artículos se han escrito para analizar este régimen. El libro de Lauren H. Derby ha examinado a profundidad algo que otros quizá no habían logrado; y es saber cómo Trujillo logró controlar la vida cotidiana de los dominicanos.

El historiador Frank Moya Pons, autor de la presentación, considera que esta obra de Derby ofrece una interpretación original de la atmósfera cultural creada por el mismo Trujillo para consolidar su poder omnímodo en la República Dominicana.

Los instrumentos culturales como la música, el arte, la religión, imaginación y  poesía, son los elementos principales para el análisis realizado por la autora, y de esa forma determinar el dominio absoluto ejercido por Trujillo para construir un consenso político en su favor y legitimar simbólicamente su régimen.

Moya Pons resalta que la habilidad del dictador y sus colaboradores para obtener la autoridad de la vida nacional es lo que diferencia su régimen de otras dictaduras latinoamericanas. El dominio económico, también fue un objetivo esencial para el dictador.

La autora explica que él creó un aura mística en torno a sí mismo. Aparecía en vestidos vistosos e impecablemente limpios y autos llamativos, y puso en práctica un sistema de regalos e intercambio de servicios.

La seducción del dictador ofrece al lector constatar que la cultura y los mundos simbólicos, incluyendo las mentalidades y la imaginación popular, son, pueden y, también, deben ser objeto de la atención de los historiadores.

http://www.listindiario.com/ventana/2016/06/19/423649/cuatro-ejemplares-de-las-memorias-dominicanas

unnamed(1)

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: