ANTOLOGÍAS QUE CREAN PRECEDENTE

José Rafael Sosa, El Nacional, 31 enero 2016

La escritora Ángela Hernández Núñez, quien ganó el Premio Nacional de Literatura 2016, que otorgan la Fundación Corripio y el Ministerio de Cultura, estuvo el pasado año trabajando como editora en proyectos de instituciones privadas o públicas.

Este último proyecto le supuso largas jornadas de investigación, en particular en la Biblioteca Nacional y el Archivo General de la Nación.

Durante meses, la Hernández se sumergió en intensas labores de lectura de las obras de nuestros principales poetas, revisión de antologías, intercambio con los poetas vivos, búsqueda de las versiones originales de textos clave, definición de criterios, elección de los poemas, ordenamiento, reflexión… A lo que se agrega, solicitud de permiso a los autores y autoras,

Las dos antologías fueron pensadas por el licenciado Félix Jiménez (Felucho) como regalo de navidad de esa empresa a sus relacionados, lo cual es una excelente idea digna de ser emulada.

El recorrido de la poesía dominicana que se presenta se inicia en el siglo XIX y llega hasta 2015, con los trabajos de las más recientes generaciones poéticas dominicanas.

Poesía amorosa

Esta Antología es prologada por la también Premio Nacional de Poesía, Jeannette Miller, quien sostiene que una de las características de la selección es la inclusión de poemas y de autores poco o no conocidos, con una obra de calidad que los justifica plenamente para figurar en ella.

Dice Miller que con sus trabajos, los poetas “afiman que el hombre no es un número sin rostro, un consumidor pasivo, manipulable y dirigido como un robot diseñado para vivir en perversión y muerte”. Agrega que el poeta es esa razón que persigue renombrar el mundo, creándolo de nuevo, edificando el amor de forma distinta”.

Poesía social

La Antología de Poesía Social tiene un prólogo a cargo de Mateo Morrison, quien destaca que esa corriente ha sido cultivada incluso por los grandes poetas conservadores, al citar “Invitación a los de Arriba”, de Héctor Incháustegui Cabral.

Morrison, también Premio Nacional de Literatura, sostiene que esta antología revela una nueva etapa de esta corriente poética y destaca que existe un hilo conductor desde el siglo XIX hasta el presente. Recuerda que hacer una antología demanda de conocimientos sólidos, rigor, amplitud de miras y coraje.

La antóloga

Al presentar los dos libros (el 14 de diciembre de 2015), Ángela Hernández resumió en valor de estos libros con los siguientes párrafos.

“En estas antologías se entrevé el alma del pueblo dominicano. Todo lo que es. Todo lo que le ha costado forjarse como tal. Todos los sueños que todavía esperan florecer. Así lo he podido ver con una claridad alucinante.

“Por primera vez se elabora una antología de poesía social, la cual pone en primer plano la importancia extraordinaria de este tipo de poesía desde el nacimiento de la nación dominicana hasta el presente. Los vaivenes y sobresaltos en nuestra historia explican esta relevancia de la poesía social.

Y añade: “Las dos antologías que hoy ustedes conocen abarcan del siglo XIX a la actualidad. Rescatan a mujeres poetas que habían caído en el olvido o no se conocían. Incluye las voces de la última generación de poetas. Da a conocer a poetas muy poco conocidos.

Trae al presente piezas de gran valor que son casi primicias, como los dos poemas de Miguel Alfonseca, en uno de los cuales retrata de manera impresionante la atmósfera de la guerra fría en los años sesenta y la estupidez y absurdo del armamentismo y la destrucción.”

“Estas dos antologías son evidencia del maravilloso acerbo que representa la poesía en la cultura dominicana. Acaso no sea exagerado decir que encarnan el fruto más precioso de nuestra cultura, creado por acumulación y saltos cualitativos en varias centurias.

http://elnacional.com.do/antologias-que-crean-precedente/


A %d blogueros les gusta esto: