FALLECE JOSÉ RODRÍGUEZ

José Rafael Sosa, El Nacional, 18 enero 2016

Finísimo poeta, gestor cultural, rebelde con causas y sin ellas, portador de una calidad humana de excepción, José Rodríguez falleció el fin de semana luego de ser sometido a una operación. Fue velado en Capilla La Paz y sus restos sepultados el fin de semana, en compañía de los dolientes exactamente necesarios.

Quién fue? José Rodriguez era un tipo “hiper-chévere”, jodedor y creativo, alegre, imposible de predecir,  responsable de una poesía urbana de enorme valor literario y de altísimos vuelos, tanto en ternura como en denuncia social.  Estudiante de Antropología en la UASD, Rodríguez era parte del alma viva de los poetas del la calle El Conde.

Poca gente hoy tiene consciencia del valor que fue para la cultura su participación y su actitud.  Cuenta Miguel D. Mena que recién llegado Dagoberto Tejeda en 1972 de sus estudios de Sociología en Brasil, le acompañó en sus primeras jornadas hacia el campo, dando origen a lo que fue el Grupo Convite, responsable de la jornada más importante de rescate de ritmos y tonadas del campo para su difusión en los arreglos de aquella agrupación que hizo historia. D. Mena relata que “un  día tuvo tremendo accidente de tránsito. Al día siguiente se despertó con tremendo suero. “Hazme el favor…”, fueron sus palabras para la enfermera, “¿podrías cambiarme ese suero por un Brugal añejo?”.

Roldán Mármol cuenta a Qué Pasa! que quienes conocieron, amaron y trataron a Rodríguez, se dieron cuenta de sus cualidades irreverentes, su amor por la vida, su intensidad al trabajar y al escribir, su sentido del humor tan inagotable como las aguas del Niágara.

Su poesía

NOSTALGIA

Terminé de leerlos
decidí regalarte los dos últimos tomos
de “la mejor edición pirata de Corín Tellado”
aún con el temor de la posible pérdida de vigencia
que Tele Antillas exhiba el capítulo final
de Catatumbo

De todos modos
a esta altura en la puerta del Conde
el loco de turno
se pone a contar Volvos y Mercedes
se orina alegremente los zapatos
en protesta por las emisiones inorgánicas

Mañana en el Congreso harán un homenaje
a Jack Veneno
por sus grandes jornadas masoquistas

Tanto joder y luego darse cuenta
ya demasiado tarde
que nos dejamos atrapar por la nostalgia

Del Informador Policíaco
el cine Capitolio los domingos
Las Pizzas diminutas del Sublime
Las Pildoras de Vida del Dr. Ross
La Sudorina Estrella Azul
El grito de guerra de Cuente los Austin

Después de doce años
es mucha la emoción que se ha perdido

Las series de Maprica
El deporte de los golpes de Estado
Hay amigos de izquierda ascendidos
del terrorismo individual
a la Avanzada Electoral
Ahora

El afiche del Che en la pared del cuarto
se convirtió en el Cristo de la pequeña burguesía
y nos quedamos con los…
que pueden ser el himno del 14
las Mirabal
la cabeza de Orlando taladrada
El Pasillo de la Muerte
donde tanto apalearon la espalda de la noche
la Hilda Gautreaux
el cigarrillo de René del Risco

La mejor anécdota de Dato en Champ Ellysés
el regreso de Hugo Tolentino
con 40 sacos cruzados desde Francia
si pudieras sacar un poquito de tiempo
dejar esa maldita cuenta para luego
y salir por la puerta del fondo
del departamento creativo

Irnos
a mirar las muchachas sin brassieres
a tratar de contar los Chimichurris
a limpiar los zapatos en el Parque Colón

Hablar
reirnos otra vez de La Secreta
pero no hablar del pasado
de la cárcel
poemas del exilio y “jóvenes promesas”
y tomar Conde arriba
a echar tremendo Cubo donde Paco’s.

(Poema facilitado por Miguel D. Mena, sociólogo, amigo y cómplice del poeta y gestor cultural que ha partido.)

http://elnacional.com.do/jose-rodriguez-se-nos-fue/


A %d blogueros les gusta esto: