LA BIBLIOTECA, UN RECURSO PARA FOMENTAR LA LECTURA

Dulce Elvira de los Santos, Listín Diario, 8 diciembre 2015

En estos tiempos de crisis, es imprescindible ver la educación bajo una nueva sensibilidad, pues esto es lo que nos puede permitir llegar a una nueva consciencia. El manifiesto de la UNESCO (1994), sitúa la biblioteca pública como un centro local de información.

En el 2001, las directrices del IFLA/Unesco se refieren a que “Una biblioteca pública es una organización establecida, respaldada y financiada por la comunidad (…). Brinda acceso al conocimiento, la información y las obras de la imaginación, gracias a toda una serie de recursos y servicios, y está a disposición de todos los miembros de la comunidad por igual, sean cuales fueren su raza, nacionalidad, edad, sexo, religión, idioma, discapacidad, condición económica y laboral, y nivel de instrucción”.

Con toda la revolución tecnológica, se hace necesario ampliar el papel de la biblioteca, a adecuarlo al desarrollo actual: Facilitar el encuentro de los niños y jóvenes con el libro, a través de todos los formatos; Redu cir la brecha digital, dando acceso a la tecnología de la información; y Mostrar nuevas opciones en el desarrollo y la educación, a través del arte, la creatividad y la imaginación.

Las bibliotecas escolares.

Son parte de las escuelas y colegios, y están destinadas a prestar servicios bibliotecarios a la comunidad educativa.

Constituyen el foco generador de actividades culturales que involucran a todo el centro escolar.

Es parte del proyecto educativo y contribuye a su desarrollo.

Facilita la consecución de objetivos; se convierte en un apoyo importante para el plan de estudio de la escuela.

Implica una conexión especial entre la biblioteca y los demás maestros, lo que hará que esta se convierta en un apoyo de los temas que se estén trabajando. Ambos deben ir hacia un objetivo común: que la biblioteca sea una necesidad para los estudiantes.

La biblioteca de aula.

Debe ser un espacio diferente, agradable y, sobre todo, vivo, se han de promover en ellas actividades culturales y de lectura, asociadas a las demás materias. Una forma de que ellos asuman ese compromiso es asignándoles tareas dentro de la biblioteca, como por ejemplo, el diseño de carteles, frases motivadoras y de lectura, o frases extraídas de alguna novela, dibujos y anuncios que hagan falta.

RECURSOS A UTILIZAR SI NO HAY UNA BIBLIOTECA EN LA ESCUELA

• Rincones de lectura: espacios más informales, lúdicos, ubicados en un pequeño espacio del aula, que invitan a leer.

• El bibliobús: un servicio bibliotecario móvil que atiende a poblaciones que no pueden tener una biblioteca estable.

• Las bibliotecas móviles: dependen de la creatividad del animador. Hay varias de éstas como la Fundación Leer es Divertido, Fundaled, pueden ser parte de cualquier comunidad o aula.

http://www.listindiario.com/plan-lea/2015/12/08/399445/la-biblioteca-un-recurso-para-fomentar-la-lectura


A %d blogueros les gusta esto: