FUNDACIÓN CORRIPIO

Luis Beiro, Ventana, Listín Diario, 15 noviembre 2015

En octubre de 2016, la Fundación Corripio Incorporada cumplirá sus primeros 30 años de batalla en favor de la cultura nacional. En todo ese tiempo, la entidad ha crecido y se ha consolidado por su mirada plural, abierta, representativa de lo mejor de la cultura y las distintas ramas del saber.

Nunca en la historia de la República Dominica se erigió una entidad de su importancia y trascendencia. Pocas veces en la historia nacional se pensó en trascender los cimientos del crecimiento humanístico, sin reparar en recursos ni esfuerzos.

La Fundación Corripio nació por la visión soñadora de dos hombres de nota: Un gran caballero y un escritor inmortal. El caballero, don Manuel Corripio García, fue el primer presidente de la Fundación. Con su altruismo, honradez, humildad y sentido humano no vaciló en dedicarle todo su esfuerzo y energía para que el proyecto dejara de ser un sueño en gestación. A su visión se deben los esfuerzos para honrar a quienes lo merecen con altura y dignidad profesional.

El germen de la Fundación nació en 1981, con el nacimiento del suplemento cultural “Isla Abierta”, bajo la dirección del inolvidable Manuel Rueda. Con su impresionante prestigio, su ojo crítico y su sapiencia intelectual, Manuel Rueda vistió de largo una publicación que estremeció las cimientes literarias.

Para que Rueda pudiera cumplir exitosamente su misión, don Manuel Corripio y su familia lo apoyaron en cuerpo y alma, porque vieron en sus intenciones, los anhelos humanistas que siempre los han distinguido y sus deseos de poner en práctica sus hermosas ideas de importantizar a los más altos niveles la cultura del país. Rueda se armó de un valioso equipo de colaboradores que incluyó, como asesores fundadores, al padre Oscar Robles Toledano, al doctor Jorge Tena Reyes, a Pilar Albiac Morlanes como administradora y, en calidad de escritora y articulista, a Soledad Álvarez. A la muerte del doctor Robles Toledano en 1992 fue sustituido por el escritor José Alcántara Almánzar, y al fallecer Rueda, en 1999, fue incorporado a la Fundación el músico y escritor Jacinto Gimbernard, como Director Ejecutivo. En momentos distintos de esos años, al equipo se integraron también Andrés Blanco Díaz, Isabel Pareja y Beatriz Bienzobas.

“Isla Abierta” aparecía todos los sábados dentro del periódico “Hoy”, bajo la dirección ejecutiva de Manuel Rueda. En la década de los noventa, cuando don Manuel Rueda se aleja de la Dirección del Suplemento, su cargo es ocupado durante un tiempo por Marcio Veloz Maggiolo. A su regreso, Rueda continúa dirigiendo el suplemento desde su hogar hasta el momento de su muerte, y Andrés Blanco Díaz era el encargado de ejecutar sus instrucciones. Tras el fallecimiento de Rueda, Blanco Díaz y José Enrique García lo sustituyeron como editores asociados hasta que en 2002 esta publicación desaparece debido al cierre de todos los suplementos culturales del país.  

El Premio Nacional de Literatura

El 27 de octubre de 1989 se crea el Premio Nacional de Literatura.Este fue otro paso en la madurez de la Fundación Corripio, que ya contaba con la presidencia del señor José Luis Corripio Estrada.

La creación de estos premios fue por medio del artículo 2 del Decreto del entonces presidente de la República, Joaquín Balaguer, que expresa: “Se crea el Premio Nacional de Literatura, consistente en RD$100.000.00 (cien mil pesos dominicanos) y un diploma que concederán anualmente la Secretaría de Estado de Educación, Bellas Artes y Cultos y la Fundación Corripio, Inc., para honrar por una sola vez a la persona que haya dedicado su vida al engrandecimiento de las letras dominicanas.

El artículo 3 del referido cuerpo legal establecía que el jurado calificador para conceder tan honrosa distinción, estaba conformado por los rectores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, Universidad Central del Este, y Universidad Católica de Santo Domingo. Además, integrarán dicho Jurado el Secretario de Estado de Educación, Bellas Artes y Cultos o, en su defecto, quien él designare, así como un representante de la Fundación Corripio, Inc.” Sin embargo, con el paso del tiempo, hubo que introducir algunas correcciones formales para preservar la autonomía y el prestigio de dichos galardones.

El 13 de julio de 2005, el doctor Leonel Fernández, también en su calidad de Presidente de la República, dictó el Decreto 384-05 en que se dispone que “el Rector del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) quede integrado al Jurado Calificador del Premio Nacional de Lieratura”, en adición a las intenciones indicadas en el artículo 2 del Decreto no. 1052-00 del 27 de octubre del 2000, mediante el cual se cambiaron, sustituyeron y unificaron los nombres de los entonces “Premios Nacionales de Literatura” que otorgaba anualmente el Ministerio de Cultura a los mejores libros publicados en el país por “Premios Anuales de Literatura”, quedando exclusivamente la categoría “Nacional” para los premios que entrega la Fundación Corripio a un escritor por la obra de toda la vida.

Hasta el presente año 2015, veintiséis escritores dominicanos han sido condecorados. Solamente el premio fue entregado de manera compartida a dos creadores en una ocasión, la primera. Y coincidió que ambos fueron presidentes de la República. Uno en ejercicio y el otro destituido por un Golpe de Estado: Joaquín Balaguer y Juan Bosch, respectivamente. El resto de los galardonados ha respondido a las expectativas esperadas, pues son autores de obras imperecederas.

Algo singular que también distingue a la Fundación Corripio es que la fecha de información del Premio Nacional de Literatura sucede cada 26 de enero, coincidiendo con el Día del Patricio, Juan Pablo Duarte, y la ceremonia de entrega ocurre un tiempo después. Aunque la Fundación Corripio es la que otorga el Premio, su actual presidente, el señor Corripio Estrada, siempre le da la primicia de la información pública al ministro de Cultura.

LAS PUBLICACIONES Y COLECCIONES DE LIBROS

A partir de 1988, la Fundación Corripio inicia una serie de publicaciones bibliográficas destinadas a preservar la memoria histórica del pueblo dominicano. La “Biblioteca Clásicos Dominicanos” es una colección ejemplar, nunca antes vista en la historia de las letras caribeñas. Contiene, hasta el presente, 40 tomos de textos desconocidos para el lector y que constituyen verdaderos baluartes de nuestra cultura. Desde el “Diario de Navegación y otros escritos” de Cristóbal Colón hasta las “Obras Escogidas” de Máximo Gómez, esta serie será recordada mientras queden autores abonando la patria con sus textos.

Otra colección es la que recoge antologías de los Premios Nacionales de Literatura. Hasta el presente se han publicado seis tomos. Por último, la Fundación Corripio tiene en su catálogo la colección “Prisma”, por medio de la cual se difunden importantes obras de diversos autores nacionales de primer nivel. En estos años se han publicado textos de y sobre don Héctor Incháustegui Cabral, don Manuel Rueda, Freddy Gatón Arce y muchos otros.

http://www.listindiario.com/ventana/2015/11/15/396244/fundacion-corripioinstitucion-para-el-arte-y-la-cultura

NOTA DE BUENA LECTURA: Hay errores en los párrafos referentes al Premio Nacional de Literatura por lo que recomendamos leer el contenido del siguiente enlace:

https://buenalectura.wordpress.com/2011/02/16/historia-del-premio-nacional-de-literatura/

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: