CENTRO LEÓN

Luis Beiro, Ventana, Listín Diario, 15 noviembre 2015

Santiago, en el año 2000, era un hervidero humano que no salía de su asombro. Había en el ambiente un raro olor de porvenir. La clase cultural de la ciudad imaginaba que se estaba haciendo algo para resaltar su grandeza. Y ese algo tenía que ver con la familia León, depositaria de todo un legado de trabajo abnegado y prosperidad empresarial.

Don Eduardo León Asensio fue el elegido por la familia para dar el primer picazo que inauguraría los trabajos de la obra que se estaba gestando. Él, quien ya era un mecenas de la cultura dominicana, merecía esa distinción. Él y solo él fue el ideólogo de crear un Concurso de Arte para apoyar a los auténticos valores nacionales. Esos fueron los inicios del Centro León, entidad que acaba de cumplir sus primeros doce años de vida.

Laboreo

Lidia León y Rafael Emilio Yunén fueron los primeros de echar andar aquel proyecto con la altura y la responsabilidad con que la Familia León creo y mantuvo en el más alto sitial del rendimiento y la responsabilidad de La Aurora, las empresas León Jimenes, el Grupo León y el concurso de arte “Eduardo León Jimenes.” Ambos, vestidos a la usanza de ingenieros, con sus cascos protectores y botas de trabajo acudían diariamente a chequear el levantamiento de aquella edificación.

Fueron días de infatigable laboreo que concluyeron como tributo a la devoción por el arte. También acudían a supervisar las labores los miembros de la familia León, en especial, don Eduardo, quien recorría los entornos e interiores del proyecto, casi todos los días, con mirada generosa y corazón de artista. Y la realidad abrió sus puertas un día inolvidable, cuando Santiago se reunió dentro de aquel templo dedicado a su importancia histórica y legado cultural.

El arte

El concurso de arte “Eduardo León Jimenes” fue la razón de ser del Centro León, no como almacén de las obras premiadas a lo largo de su historia. Fue también la necesidad de institucionar un espacio cultural de importancia. Y ese empeño se logró y, en muchos casos, pudo superarse. El Centro León llegó a ser el más importante museo de arte de la República Dominicana y del Caribe. Pero también fue un hervidero cultural donde se celebraban eventos de valía, donde la sociedad encontró eco para ampliar sus horizontes cognoscitivos en materia de arte y cultura en general.

Otro de los aciertos de esta entidad fue manera de aceptar, confluir y priorizar todas las artes. Desde la cultura popular (expresada en bailes, tradiciones, música y hasta el béisbol) con eventos de trascendencia intelectual.

Hoy en día, el Centro León está ranqueado a nivel mundial y ha puesto bien en alto el nombre de la República Dominicana. La efectiva labor gerencial de Lidia León y Rafael Emilio Yunén, tiene ahora su relevo en María Amalia León quien, continuando el legado familiar, lo ha adaptado a los tiempos cambiantes. No hay figura importante o manifestación cultural de envergadura a la que el centro no le haya abierto sus puertas en sus doce años de vida, sin distinción alguna. El único protagonismo que vive dentro de aquel monumento es el respeto a la cultura, a la obra creada.

PALABRAS PARA LA HISTORIA

“El Centro León es un punto de relevo de dos generaciones: la de los dominicanos que lo sembraron, y la de los que serán capaces de florecerlo¨. Eduardo León Asensio

“Los seres humanos somos el presente de un pasado que heredamos y que vive en nosotros, y de un futuro que soñamos y sobre el cual tenemos posibilidades, necesidades, pero también muchos haberes inexplorados, subutilizados. Somos una comunidad expuesta a la voluntad de querer y anhelar nuevos tiempos, tiempos con mayor bienestar y goce espiritual, tiempos de más paz y de menos violencia, tiempos más verdes y de menos contaminación ambiental, tiempos de más civilización”.

http://www.listindiario.com/ventana/2015/11/15/396242/centro-leon-doce-anos-de-exitos

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: