MERCANCÍA Y OBJETO CULTURAL

Carolina Tosi, Revista Ñ, Clarín, 21 octubre 2015

BUENOS AIRES. Jano es el dios romano de las dos caras. Una mira hacia el pasado y otra hacia el futuro. Se lo considera también el dios de las puertas, el de los comienzos y los finales. Conoce lo que está y sabe lo que va a venir.

En sus ya clásicos estudios sobre la edición, Pierre Bourdieu recurrió a la imagen de este dios para representar las dos facetas que constituyen la labor del editor que, aunque parezcan contrapuestas son, en realidad, complementarias e inherentes a su tarea. Esas facetas son: entender al libro como objeto cultural pero también como mercancía, que circula en un campo de práctica determinado, con sus propias leyes y con las regulaciones particulares del mercado en el que está inmerso.

En su nueva obra, La otra cara de Jano. Una mirada crítica sobre el libro y la edición(Ediciones Ampersand), José Luis de Diego –doctor en Letras y profesor de Introducción a la Literatura y Teoría Literaria II de la Universidad Nacional de La Plata– vuelve a evocar la figura del dios romano como símbolo de la dualidad de los intereses del editor –la cultura y la ganancia económica–, y la utiliza como hilo conductor que le permite articular los diversos tópicos y contextos que desarrolla a lo largo de los capítulos.

Pero, por otra parte, De Diego pone en evidencia la necesidad de reconstruir el doble rostro del editor, ya que en los últimos tiempos ha sido desdibujado por la concentración editorial, que transformó las reglas del juego al colocar el foco en la dimensión económica y dejar de lado el valor cultural.

Asimismo, Jano, la divinidad que abre los portales del pasado y el futuro, puede funcionar como una justa alegoría del momento actual de la edición, signado por el ingreso al paradigma digital, que plantea cuantiosos interrogantes acerca de la función del editor.

Vale destacar que Ana Mosqueda, la directora de Ediciones Ampersand, fue quien personalmente decidió que la obra integrara el catálogo. La editora comenta que, a pesar de que “Scripta Manent” está formada en su mayoría por grandes nombres internacionales –Armando Petrucci, Jean-Yves Mollier, Martin Lyons, Anthony Grafton y Frédéric Barbier–, siempre está dispuesta a incorporar muy buenos títulos argentinos referidos a la historia del libro y de la edición, pues el propósito es que esa sea una colección amplia y de calidad.

Centrada en la edición literaria y en el continuo diálogo que se establece entre los estudios españoles y argentinos, La otra cara de Jano incluye trabajos que articulan el estudio de las políticas editoriales del libro de literatura en la Argentina y la construcción del mercado latinoamericano del libro a lo largo del siglo XX. De esta manera, De Diego indaga procesos tan diversos y significativos, como el surgimiento del libro de autor argentino, la puesta en marcha del proyecto de literatura latinoamericana de Editorial Losada, así como la relación entre Julio Cortázar y sus editores configurada en los epistolarios.

Además, examina las estrategias comerciales y de internalización que contribuyeron al desarrollo del “boom latinoamericano”, haciendo foco en las tracciones suscitadas entre literatura, mercado y revolución y el proceso acelerado de profesionalización que tuvieron que atravesar sus escritores.

Otro aspecto relevante para destacar es la exploración que De Diego realiza respecto de una serie de problemáticas de los últimos tiempos que determinaron el flujo de las publicaciones literarias: por un lado, la tensión entre el canon, el valor y los premios literarios y, por el otro, la concentración económica, que promovió el surgimiento de nuevos editores y agentes.

Sin dudas, esta obra logra contribuir con creces a los estudios culturales interdisciplinarios.

De su lectura se desprende que la investigación acerca de las políticas editoriales y la historia de la edición se torna imprescindible para garantizar avances en el campo del conocimiento de la cultura escrita, y permite plantear la reflexión sobre las influencias que diversos factores –como el económico o el político– han tenido sobre la industria editorial y determinan, en gran parte, qué y cómo leemos los argentinos.

NOTA: Carolina Tosi es docente e investigadora (UBA-Conicet)

http://www.revistaenie.clarin.com/ideas/Mercancia-objeto-cultural_0_1450654936.html

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: