LOQUELEO HEREDA EL ACERVO DE ALFAGUARA INFANTIL Y EDITA NUEVAS OBRAS

El País, 22 octubre 2015

BUENOS AIRES. Alfaguara Infantil, el sello que nació en España en 1977 y alcanzó a otros 21 países de Europa y América, comenzará a llamarse Loqueleo. Es la nueva marca de la editorial Santillana que se presentó este miércoles en Buenos Aires, y aparece ya en las librerías de Argentina, Chile, Uruguay, Colombia y México.

Más adelante llegará en los demás mercados de Latinoamérica, Portugal, EE UU y Reino Unido. Su lanzamiento oficial será en la próxima Feria Internacional del LIbro de Guadalajara (México), que comienza el 28 de noviembre. A España llegará a principios de 2016.

Según Raúl González, director global de Loqueleo, se trata de "una marca joven y dinámica que recoge el gran fondo editorial con el que Santillana ha acercado la mejor literatura a las escuelas en los últimos treinta años, de la mano de autores como Roald Dahl, Elsa Bornemann, Michael Ende, Jorge Eslava, Alma Flor Ada, Edna Iturralde, Ana Mª Machado, Yolanda Reyes, Gianni Rodari, Jordi Sierra i Fabra,…, para darle un nuevo impulso y generar nuevas experiencias de lectura, con el objetivo de llegar a los casi 100 millones de alumnos de España y Latinoamérica”. El nuevo sello, que en los próximos meses estará presente en 22 países, ofrece un amplio catálogo editorial compuesto por títulos clásicos y contemporáneos, divididos por series adecuadas a cada edad.

En Argentina se reimprimirá el catálogo de más de 40 autores de literatura infantil y juvenil locales, pero además se han presentado nuevas obras y reediciones. Entre estas últimas figuran ‘Un día, una brújula’, de Elsa Bornemann; ‘Guerra de serpientes y otras leyendas americanas’, de Ana María Shua; y ‘Cartas al rey de la cabina’, de Luis María Pescetti, que además participará de la presentación de Loqueleo en la feria de Guadalajara.

Dos de los libros nuevos que salen al mercado juvenil argentino con el nuevo sello son ‘El juego de la nieve’, de Pablo de Santis, y ‘Las marcas de la mentira’, de Andrea Ferrari. “Son cosas sueltas que quedaron de las partes anteriores de ‘El inventor de juegos’”, explicó De Santis al presentar la nueva obra. ‘El inventor de juegos’ llegó a vender más de 100.000 ejemplares en Argentina y otros países y además se convirtió el año pasado en una película argentino-canadiense en inglés que dirigió Juan Pablo Buscarini. “Se trata de un juego bastante siniestro, frío, un mundo cerrado. La idea es que la literatura trata de construir mundos cerrados”, se refirió De Santis a ‘El juego de la nieve’.

El libro de Ferrari es el segundo de una saga policial llamada ‘Sol de noche’. Al igual que en la primera obra de la serie, ‘La velocidad de la música’, la protagonista es Sol Linares, pero ya no es una adolescente sino una joven que se inicia en el periodismo con su blog y en el periódico que dirige su padre. “Así se va a meter en la trama de un caso”, contó Ferrari.

La autora, de 54 años, describió la relación con sus lectores a través de las redes sociales: “Interactúo bastante por mi página web y mi Facebook. Hacen comentarios, piden que continúe tal libro y algunos también que les haga la tarea (escolar)”. En cambio, De Santis, de 52, no está en las redes y suele encontrarse con los adolescentes en visitas a escuelas o cuando alguno de sus lectores consigue su dirección de correo electrónico.

El libro digital también fue objeto de conversación en el bautismo de Loqueleo. El creador de ‘El inventor de juegos’ opinó que “el libro electrónico no atrae en absoluto a los chicos, no existe”. “Ellos quieren el papel, que tiene un peso simbólico”, añadió De Santis.

María Fernanda Maquieira, gerenta de Loqueleo Argentina, reconoció que en general en habla hispana el proceso de adopción del libro electrónico ha sido “muy lento”. “En España se avanzó un poco más, también en Brasil y México, pero incluso en los países de habla inglesa se estancó un poco”, comentó Maquieira. “Hace unos años había mucho vértigo por el tema. El papel y el electrónico son dos ámbitos en los que tenemos que convivir. Los muy lectores leen en ambos formatos. Para los niños, el libro electrónico es difícil de manejar. Los adolescentes están más habituados a leer en sus celulares (móviles), pero hay todavía cariño al papel”, completó la gerenta.

http://cultura.elpais.com/cultura/2015/10/21/actualidad/1445456008_007975.html


A %d blogueros les gusta esto: