LA MODERNIZACIÓN DE LA BIBLIOTECA NACIONAL

Editorial del Listín Diario, 31 agosto 2015

Las bibliotecas fueron, en el pasado, las fuentes primarias en la formación intelectual y académica de la mayoría de los dominicanos, especialmente de aquellos que no tenían recursos para comprar sus propios libros.

No faltaba una de estas en cada pueblo y aun en comunidades modestas, ni en algunas escuelas y en las pocas universidades que existían entonces. Su importancia era tal que hasta en aquellas librerías privadas se reservaban espacios para que el estudioso tuviera acceso a textos usados que alquilaban para llevárselos a sus casas o leerlos en el mismo local.

Ahora el campo de fuentes se ha diversificado y gracias a las tecnologías digitales los estudiantes o investigadores pueden hacer sus búsquedas de libros digitales, comprarlos y crear sus propias bibliotecas virtuales.

La Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña, que atesora junto al Archivo General de la Nación lo mejor del patrimonio bibliográfico dominicano, se ha puesto a la altura de la modernidad y cuenta ya con toda una plataforma tecnológica para dar servicios a sus usuarios.

Gracias a una fuerte inyección económica del Gobierno, la Biblioteca Nacional ha ampliado sus áreas, su capacidad de almacenamiento y digitalización de libros, sus métodos para la búsqueda de títulos y datos y al mismo tiempo, está ayudando a las demás bibliotecas a conectarse a su sistema.

Se trata de un encomiable y fundamental servicio a la educación y la formación de los ciudadanos, sobre todo para aquellos que no disponen de dinero o tecnologías para complementar sus estudios o encontrar reproducciones de libros ya agotados.

Eso es lo que se llama una inversión prioritaria en favor de la educación y la cultura que tanta falta hacía.

http://www.listindiario.com/editorial/2015/08/31/386246/la-modernizacion-de-la-biblioteca-nacional

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: