PALABRAS A UN ESTUDIANTE DE FILOSOFÍA

P. Jesús Hernández, sdb, Director de la BAS, chuysdb@hotmail.com

En ocasión de la exposición tradicional de novedades en la BAS del 24 de mayo 2015 no han aparecido libros nuevos de filosofía. Pero he aprovechado la ocasión para revisar el conjunto del sector. Como bibliotecario conozco la dificultad en que se encuentran muchos usuarios; conozco también que aunque quien manda en el trabajo de aula es el profesor con los medios de su institución.

La BIBLIOTECA ANTILLENSE SALESIANA  biblioteca se ofrece como auxiliar consciente de que puede ser útil concretamente a quien se dispone a iniciar un trabajo monográfico de carrera. Hago referencia precisamente a quien desea trabajar sobre un autor de filosofía.

La primera observación en este caso es que el investigador fije el nombre, proceda ordenadamente y note datos en cinco niveles:

a). Se precisa una biografía mínima notando la personalidad intelectual, de acuerdo con la empatía que le lleva a la elección.

b). Es indispensable manejar las obras originales.

c). Se trata de conocer lo escrito sobre ese autor.

d). Y el dominio de los tratados doctrinales e históricos en uso.

e) Finalmente, desde fuera, en diccionarios y enciclopedias se ha de buscar una visión sintética del personaje. De lo conseguido dependerá la posibilidad de avanzar en el trabajo. Sin una agudeza discreta en esa primera búsqueda se corre el riesgo de perder la posibilidad del resultado, de trabajar a media hasta, renunciando a la totalidad de información.

La BAS dispone de tres formas de catalogar que confluyen físicamente en un lugar.

a). “Los filósofos y su filosofía”, la parte dominante del fichero con unas 200,000 fichas de cartulina, responde a los libros adquiridos antes al año 2000.

b). Lo registrado en el programa PROCITE, contiene datos de los libros adquiridos entre el 2000 y el 2015. Responde a cada palabra. Puede ser usado por cada usuario en su propio PC.

c). La selección analítica de MICROISIS contiene la parte filosófica de las revistas recibidas.

No es racional usar solo a una parte de la riqueza de la BAS o trabajar deliberadamente a media hasta; seria desaprovechar la especialidad de la BAS. Si se trata de leer o simplemente de introducirse en un tema personal, es otro el camino a seguir. La BAS tiene unos treinta sectores en la parte temática e histórica.

¿Qué pasa con un trabajo sobre filosofía escrita por un dominicano?. En la BAS existe un sector con el ampuloso titulo de Santuario del Pensamiento Filosófico Dominicano. En el 2012 se publicó una folleto con listado de 1,165 títulos registrado, algo incompleto, insuficiente, apenas incipiente. A quien demuestre interés en esta línea le digo sinceramente que no es tema para un principiante, pues la falla de información es muy grande:

a). Difícilmente se tiene creada una biografía intelectual.

b). La edición de sus obras dispersas son difícil de reunir.

c). Las citas aducidas se reducen a artículos o citas literarias.

d). Normalmente carece de planteos a nivel filosófico y

e). Finalmente ese nombre difícilmente aparece en obras universales. Eso exige un tratamiento técnico de investigación y de juicio maduro.

Finalmente cito casos que pueden suceder.

1. Tratar el “positivismo” dominicano o el positivismo “hostosiano”. Aunque hay  aceptaciones o rechazos domina lo superficial; imposible seguir una línea coherente de desarrollo. Dejar las cosas como se encontraron no es investigar.

2. Los considerados filósofos dominicanos, tipo Avelino (….) presentan situaciones de incoherencia o particularidad del lenguaje y de sistema doctrinal. ¿Por qué ha quedado el conjunto dominicano a la deriva. Carecemos de obras completas, y de estudios parciales.

3. Las corrientes de turno, por ejemplo existencialismo, marxismo, escolástica no faltan, pero sin culminación. Por ejemplo, el marxismo de Rutinel o de Juan Isidro Jimenes Grullón y la  escolástica del Padre Benavides quedan sin culminación.

4. La filosofía en las aulas de las facultades peca de orientación muy parcial dependiente de adoptar un sistema o limitarse a casos de historia. Mi caso es significativo, equivale a ser gramático (Doctor en filosofía) y no filosofo (creador de obra original).

5. Notable es la falta de escuela de pensadores dominicanos; ofrecen intuiciones acertadas en forma de ensayos. Frecuentemente sobre temas sociales, políticos o patrióticos.

Conclusión:

Trabajar en filosofía en la BAS lo presento como un lujo que cualquier maestro agradecería conocer y proponer a sus alumnos. Lo presento como un campo de trabajo en el cual cualquier alumno puede cosechar frutos sabrosos de investigación y lo presento finalmente como una facilidad a la cual cualquier Institución docente aspira si busca la excelencia. Me atrevo a decir que con sus treinta mil volúmenes no desdice de su proyecto fundacional, reconocido abiertamente por el testimonio de doctores de universidades españolas (Complutense, País Vasco, Murcia….) que ofrecen curso doctorales en Santo Domingo. Humildemente seguimos en la brecha proclamando, “La Filosofía, en la BAS al día”.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: