“YO HABLO DOMINICANO” INVENTANDO PALABRAS

Ángela Peña, Suplemento Areíto, Periódico Hoy, 1 de Mayo de 2010

areito(2) Desde “ababacharse” hasta “zooberto”, Orlando Inoa actualizó adjetivos, adverbios, diminutivos, exclamaciones, sustantivos, interjecciones, verbos, vulgarismos, frases coloquiales que con singulares imaginación e ingenio ha creado el dominicano para describir situaciones, lugares, inclinaciones, actitudes, desviaciones, personas, acciones, apariencias, juegos temperamentos, oficios…

El “Diccionario de Dominicanismos” define golpes como “totazo”, “cocazo” y “chefle” que son en la cabeza; partes del cuerpo humano tales como “chemba”, labios gruesos y ordinarios; “amenjesús”, trasero, nalgas; “berija” o “verija”, ingle; “bimbín”, miembro viril de los niños mientras que “bimbola” o “bimbolo” es pene, al igual que “calembo” es órgano sexual del hombre. “Chola” es la cabeza y “chocha”, “popola”, “cuca”, son vulva o aparato sexual de la mujer.

Molestar a una persona con bromas pesadas es dar “cuerda”, “cuchumil” significa mucho; un insignificante es un “culelé” y el homosexual es “bugarrón”, “cundango”, a diferencia del “manfloro” cuya única acepción es “hombre afeminado”. La lesbiana es “tortillera”, apunta, y un artículo de mala calidad es “cuquicá”.

Aunque reproduce términos ya recogidos por otros autores, como “cutáfara”, que es mujer desproporcionada”; “mampurito”, tirarse un pedo; “manganzón”, sin oficio, vago; relambío, sarazo, trasendío, sopetear, soquete, salapatroso, el laborioso escritor, editor, catedrático universitario, historiador, hurgó en expresiones de televisión, radio, periódicos, declaraciones de funcionarios, escándalos políticos y consignó un considerable número de vocablos que ahora pasan a ser parte oficial del habla popular con este novedoso y bien impreso glosario de 245 páginas con alrededor de 10 mil palabras. Muchas no sólo tienen significación sino la historia de su origen.

Una de ellas es “Megadiva”: Nombre dado a un grupo de jóvenes presentadoras de televisión por el empresario Luis Medrano en un concierto realizado en Altos de Chavón en el año 2000. Como ejemplo anota: “Miralba Ruiz luchó para no ser megadiva. El Día, 21 de noviembre de 2008”.

Agrega que en febrero de 2009 “se estrenó una película con el título de megadiva producida e interpretada por Roberto Ángel Salcedo”.

“Dando estilla”. Está “monstruo” o montro” con el sentido que le dan muchos jóvenes: “Expresión de halago entre amigos: Juan Luis Guerra es un monstruo del merengue…”.

De “fuíquiti-fuíquiti” dice: “Expresión popularizada en la década de 1980 por el comediante Roberto Salcedo. Su versión original es fuíquiti-fuíquiti, al tiempo en que el comediante se pasaba el dedo índice por el cuello. Esta expresión tiene significado variado: que está muerto, que la acción de la que se habla quedó interrumpida o en sentido figurado: te jodiste”. Después, “cuando Roberto Salcedo alcanzó la posición de síndico de la ciudad de Santo Domingo, el término fuíquiti-fuíquiti fue resucitado por el caricaturista Harold Priego…”.

A Salcedo se refiere también al definir “Zooberto”: “Parque temático de animales creado en Santo Domingo por el síndico Roberto salcedo en abril de 2010. Considerado por muchos como de mal gusto. Véase José Báez Guerrero “Zooberto, el parque del terror ¡fuíquiti! (Hoy, 16 de abril de 2010) y “Catrain protesta contra parque temático”.

Así narra la historia que dio origen a “Pepe Card”: “Tarjeta de crédito ilimitada que el Banco Intercontinental (Baninter) puso a disposición del presidente Hipólito Mejía (2000-2004) y que fuera administrada por el coronel Pedro Julio Goico, Jefe de la Avanzada Militar. Con ella se produjo un fraude millonario en detrimento del banco. El desenlace final fue la quiebra de Baninter, la estafa de $55 mil millones de pesos al país y Pepe Goico y compartes sentenciados a prisión por robo. Una versión novelada de este fraude se encuentra en el libro de Freddy Aguasvivas “El caso Baninter”.

Otra palabra de reciente introducción, popular entre ciertos jóvenes es “Desacatada”: Desajustada social, rebelde, sin control…”

Pese a que “sangrú”, equivalente a “odioso”, es antigua en el habla criolla, Orlando Inoa agregó una acepción nueva: “Apodo de Euclides Gutiérrez Félix, dirigente del Partido de la Liberación Dominicana”.

Asimismo aporta otra versión de “Comesolo”, distinta a una de 1948. Ésta dice: “Activista o militante del Partido de la Liberación Dominicana. Esta palabra se popularizó a finales del primer gobierno del PLD (1996-2000) y se refería a los militantes y allegados del presidente Leonel Fernández y su partido que se beneficiaban de los recursos del Estado sin dar mayor participación al pueblo…”.

De uso más o menos reciente, Inoa integra a su Diccionario los términos cocorícamo, corporet, cromo, delivery, dominicanyork, dueñosdelpaís, guachimán, huacal, huacalito, jodedora, mamitis, matatán, mayimbe, motoconcho, mujerón, onatrate, gacetazo, panaful, paniquearse, panquearse, pelafustán, picapollo, salchipan, sanqui-panqui, setiao, tarjetazo.

Además, tecato, titirimundachi, tripiar, Valle de la muerte (en alusión al Estadio Cibao y las Águilas Cibaeñas), viejevo, víper, vitilla (referente al juego con tapas de botellones de agua), wasakaka, yipeta, avión, asfixie, y cientos más.

A “Estilla”, que ya tenía el significado de “peso dominicano”, añadió: “Dando estilla” / Haciendo el amor. Es popular la expresión del presidente Hipólito Mejía: “Veinte años dando estilla” para referirse a su relación con su esposa Rosa”.

About these ads

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 43 seguidores

%d personas les gusta esto: